El difícil y apasionante camino de la publicación

Posted by on Nov 29, 2012 in Autoedición/autopublicación, Escritores, Escritura profesional, Publicación | 14 comments

El difícil y apasionante camino de la publicación

En las últimas semanas, algunos amigos y lectores del blog se han puesto en contacto conmigo para preguntarme cómo podrían publicar un cuento, un relato o una novela que tienen, desde hace tiempo, guardadas en el cajón. Por esta razón me he decidido a escribir esta entrada con el objetivo de asesorarles un poco.

 

A diferencia del resto de artículos que he publicado en este blog, en esta ocasión voy a daros opiniones personales basadas en mi propia experiencia (estoy en pleno proceso de autoedición). De ahí que os anime, especialmente, a contrastar todo lo que leáis, a buscar vuestras propias fuentes, a reflexionar, etc. Si no estáis de acuerdo con algo, me encantará leeros en los comentarios y entablar un debate que nos enriquezca a todos.

 

El camino de la publicación no es fácil.

 

Por un lado, existe la opción tradicional de contactar con editoriales, hacerles llegar tu obra y esperar a que la lean y la consideren apta para arriesgar por ella; se trata de un proceso arduo que tendrás que afrontar con mucha paciencia. En este caso no hablo por experiencia propia (hasta ahora siempre he preferido orillar esta vía), pero me consta que las respuestas suelen tardar y no siempre son positivas. Imaginaos, en la coyuntura actual del sector editorial, lo difícil que ha de resultarles a ciertas empresas apostar por un escritor novel, cuando pueden hacerlo a caballo ganador.

 

Yo no estoy para nada en contra de las editoriales, todo lo contrario, valoro muchísimo su papel y tengo amigos excelentes que proceden del sector con los que he realizado y realizo colaboraciones enormemente enriquecedoras. Solo pretendo dejar claro que, si quieres apostar por esta vía, debes armarte de una gran paciencia; seguridad en ti mismo (no decaigas tras recibir diversos noes); y ser acertado en tus búsquedas, es decir, no envíes tu libro a cualquier editorial, investiga sobre su línea de publicación, si en su proyecto tiene cabida tu género y solo entonces, ¡lánzate! (Este consejo me lo daba precisamente esta semana un profesional del sector, cuya opinión considero muy valiosa y acertada). Como punto positivo, piensa también que en el panorama actual han surgido editoriales con filosofías novedosas que apuestan por los jóvenes talentos (seguro que unos minutillos utilizando vuestro buscador preferido os proporcionará resultados muy interesantes).

 

Ahora bien, si eres como yo y, por fin, después de años, has decidido enseñarle al mundo lo que has escrito y ya no quieres esperar más (temiendo que el pudor vuelva a apoderarse de ti), en mi opinión, la mejor de las opciones es la autopublicación o la autoedición. ¿Qué es esto, de qué se trata? Pues, resumiéndote mucho: tú pagas por la edición de tu libro (corrección, maquetación, ilustración, portada, ISBN…).

 

La autopublicación consiste en poner tu proyecto en manos de una editorial y pagarle por todo lo que hemos mencionado antes, así como por la impresión, una campaña de marketing digital, ayuda en la distribución, etc. Existen muchas empresas que ofrecen estos servicios y, si visitas algunas de sus páginas, te será fácil sucumbir a sus muchos encantos, pero, una vez más, te recomiendo que leas mucho, te fijes en la letra pequeña, reflexiones sobre posibles pérdidas del control de tu obra, etc. ¡Si tu libro es especial para ti, sé prudente y decide lo que vas a hacer con él con cautela! En mucha ocasiones, sin darnos cuenta, cedemos derechos a cambio de ciertos servicios, así que ¡cuidado con la opacidad de algunos de estos negocios! Para saber más, os aconsejo la lectura de este artículo de Antonio Castro en el que hace un óptimo repaso por el tema y nos acerca el concepto de “publicación de vanidad”. Antonio tiene multitud de artículos relacionados con la autoedición que para mí han sido de gran utilidad. ¡No dejéis de visitar su blog!

 

Un aspecto que a mí me mosquea especialmente de alguna de estas empresas es que no te ofrecen ni siquiera servicios de corrección, es decir: te diseñan la portada, te maquetan, te aseguran la presencia de tu libro en importantes canales de distribución, pero ¡no se hacen cargo de la calidad de la obra!, la cual se publicará tal cual tú la envías. ¡Nos estamos volviendo locos! ¿De qué sirve una bonita portada y maqueta si el texto no cumple ni los estándares mínimos de calidad? Sinceramente no lo entiendo, quizá sea esta una de las causas de que la autopublicación se relacione con el desprestigio… Sí, este handicap también hay que sortearlo: existe una opinión algo generalizada de que autopublicar es volcarte del lado de las sombras. Vas a tener que trabajar muy duro si quieres conseguir buena credibilidad autoeditando.

 

El camino que nos queda es lo que algunos compañeros han bautizado como la autoedición a lo Juan Palomo 🙂 (¡me encanta!). En este caso tú pagas por todo, ¡yesss!, pero tú conservas el 100 % de los derechos sobre tu obra, tú mantienes el 100 % del control y tú ganas el 100 % de los beneficios (bueno, esto dependiendo de la distribución que lleves a cabo). ¿Apetecible y tentador, verdad? También es un camino difícil (mucho), por supuesto, pero ¿alguien dijo que cumplir nuestros sueños sea fácil?

 

Puede que estés pensando que tú solo no puedes con eso, que quién te maquetará el libro o te ayudará con las correcciones, cómo vas a conseguir llegar a las librerías… Bueno, en este “guiso” al que hace referencia el refrán del amigo Palomo vas a tener que contar con compañeros. Existen multitud de empresas y profesionales dispuestos a ofrecerte estos servicios (a precios muy competitivos) sin pretender, ni por asomo, quedarse con parte de los derechos de tu obra ni ofrecerte gestiones que no estén del todo claras. Aquí está la clave para mí, ¡la claridad!, búscala siempre antes de decidirte. Pregunta, duda, pide explicaciones y pruebas, ¡lo que necesites para estar seguro! Una cosita más, ten claro que si quieres salir al mercado con un buen producto, un libro que llame la atención y esté en condiciones de competir con la vorágine que puebla el panorama literario, vas a tener que hacer una inversión, por pequeña que sea. No olvides que la mediocridad llama a la mediocridad y tú debes apostar por la excelencia.

 

Yo, como os decía al principio de la entrada, estoy en el proceso de autoedición. Estamos terminando la portada y, en breve, saldrá a la venta. Son muchos los obstáculos que he tenido que saltar y sigo saltando cada día, pero las recompensas son indescriptibles. Si tienes un sueño, ve a por él: no importa el camino que elijas; no importa las veces que te caigas; ni que te equivoques y cambies el mecanismo tantas veces como sea necesario, lo único fundamental es que lo cumplas. ¡Yo confío en ti! Mucha suerte.

 

Agradecimiento a  Frailejon editores por la fotografía,compartida bajo licencia de Creative Commons

468 ad

14 Comments

  1. Muchas gracias por tus recomendaciones Berta, siempre resultan interesantes y prácticas.

    Te deseo mucha suerte en tu aventura literaria.

    • Muchas gracias a ti, Josefa, por leerme y dejarme tus amables palabras. ¡Mucha suerte también con todos tus proyectos!

  2. Me pareció muy bueno este comentario. Sobre todo honesto.
    Soy diseñadora gráfica (de tiempo completo en una editorial) y tengo una pequeña empresa en la que en llevo adelante proyectos de edición como los que tú mencionas.
    Como conozco mis limitaciones, recurro siempre a correctores, aunque es a veces el propio autor quien no está dispuesto a gastar en este rubro. Es nuestra tarea como amantes de lo que hacemos, de convencerlos de lo productivo de esta inversión.
    Es un camino difícil, como tu decías, pero puedo aportarte muchas historias que han salido bien, acá en mi realidad, esto se traduce en sacar el libro sin perder dinero. O sea poder vender el libro y tengo algunos casos de más de 4 ediciones del mismo. Todo un éxito!
    Adelante y suerte con tu proyecto.
    Saludos desde Uruguay

    • Hola, Silvia, ¡encantada! Me gusta mucho entablar contacto con colegas de profesión y compartir opiniones sobre los temas que nos interesan. Muchas gracias por compartir tu visión positiva, yo estoy segura: si perseguimos nuestro sueño, tarde o temprano ¡lo conseguiremos! Suerte también para ti. ¡Feliz fin de semana!

  3. Excelente artículo, de enorme utilidad para quienes se planteen editar sus escritos. Lo recomendaré.

    Saludos desde el campo.

    • Hola, Manuela. Me gusta que te haya gustado 🙂 Muchas gracias por recomendarlo, ¡seguimos leyéndonos! Feliz viernes.

  4. totalmente de acuerdo, os he mencionado en mi facebook http://www.facebook.com/mel.caran
    me encanta vuestro punto de vista!!!
    felicidades!!!

    • Hola, Mel. ¡Muchísimas gracias por la mención! Un saludo afectuoso.

  5. Interesante artículo, lo malo es “no saber” explicarse o escribir.. Tienes la historia, pero luego cuando lo quieres contar, no te sale como lo has pensado…

    • Hola, Manolo. ¡Gracias por tus palabras! Yo opino que si tienes la idea, si hay una historia que lleva tiempo rondándote la cabeza, que por momentos incluso te roba el sueño, que empieza a dominar tus pensamientos…, entonces ¡se puede conseguir comunicarla! Es cuestión de quererlo de verdad, de trabajar mucho, de aprender, de equivocarse…, pero ¡nadie dijo que fuera fácil! Un abrazo.

  6. Una excelente entrada, repleta de buenos consejos.

    Nosotros también tenemos un pequeño negocio que consiste en ayudar a los escritores noveles en esta ardua tarea: Portadas, edición/maquetación y corrección.

    Pero como bien comenta Silvia, el problema está cuando el autor no quiere invertir en servicios que pueda considerar “innecesarios”, dígase la corrección.
    Me he encontrado con algún cliente, que a pesar de que su libro necesitaba urgentemente una remodelación completa del texto, se negaba a pagar los costes de corrección (y eso que no los tenemos nada elevados) aludiendo a que por “unos pequeños errores de puntuación” no pasaba nada… cuando la realidad es que los errores eran cuantiosos y no precisamente de puntuación… ¿pero qué podemos hacer? Desearles suerte con su libro y poco más.

    Pero opino que la autoedición no debe ser que cualquiera que escriba algo lo pueda publicar, sino que uno debe cubrir la ausencia de la editorial por cuenta propia. Por supuesto que no es nada fácil. Pero si lo puedes hacer tú personalmente genial, de lo contrario, como comentas en la entrada, cada día hay más gente dispuesta a brindar ayuda a los nuevos escritores por un módico precio y sin que pierda derechos o beneficios.

    Saludos y felices fiestas.

    Por si desean hacerme una vista, mi blog es el siguiente: AJ Ediciones Digitales 😉

    • Hola, Alexia. ¡Qué triste me parece lo que nos cuentas! Me da mucha pena que alguien haya dedicado tanto tiempo de su vida a perseguir su idea, a trabajar para hacérsela llegar a los demás y al final se autoboicotee por no ser consciente de la importancia de la corrección. Se me ocurre que es como si alguien presentara a su precioso bebé recién nacido lleno de suciedad y mal vestido… Como dices, tenemos que ayudar a concienciar de la importancia de apostar por la máxima calidad en la autoedición, habrá que hacer inversiones (¡que nadie se equivoque!), pero si lo hacemos bien estaremos en el mejor de los caminos para cuanto antes comenzar a recibir ingresos y compensar. ¡Tan solo es mi opinión! Un abrazo, compañeros.

  7. Berta me ha encantado tu aportación al mundo, me alegro de que haya gente como tu que enrriquezca al mundo con su arte y haga que se pueda estender a todos, es fundamental que ocurra esto para que el arte no se pierda. Valoro mucho, que compartas con todos ese esfuerzo realizado en todo este tiempo, y sirva de ayuda a otros, eso nos dice mucho de ti.
    En definitiva, GRACIAS.

    Por otro lado, me gustaría pedirte una entrevista de trabajo, para exponerte un proyecto que estoy elaborando, para ver si podría disponer de vuestro apoyo.

    Un abrazo
    Mi blog: http://cont-artecuentos.blogspot.com.es/

    • Hola, Maje, ¡mil gracias por tus amables palabras! Yo gano mucho compartiendo mi experiencia, así que ¡ganamos todos! Respecto a esa entrevista, a partir del miércoles 16 estaré un poquitín más libre, así que cuando quieras 🙂 Un abrazo fuerte y sigue tú también compartiendo tu arte con esas personitas de las que dependerá nuestro futuro.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *